ATEP 

  • “EL SERVICIO DE LOS COMEDORES ESCOLARES SE CONVIRTIÓ EN UN APOYO INCONDICIONAL PARA LAS FAMILIAS”.

    Docentes del Departamento Río Chico nos cuentan sus vivencias diarias para dar asistencia alimenticia a las familias del interior que sufren los efectos de la pandemia sanitaria.

    FOTO PORTADA: Escuela Nro. 287 Lote 4 de Santa Ana.

    Nuestros compañeros docentes tienen en la actualidad un especial compromiso social para garantizar el funcionamiento de los comedores escolares en la provincia y dar seguridad alimentaria a numerosas familias que padecen los efectos de la emergencia sanitaria vigente en nuestro país y en la provincia,

    La existencia de los comedores escolares son una respuesta concreta a la crisis alimentaria que existe en territorio ya que muchos padres salen a cumplir con sus obligaciones laborales (muchos a buscar trabajo) y sus hijos al no concurrir a las escuelas no tienen el sustento alimenticio que requieren.

    Es la situación que nos describe Gladys Adriana Villafañe, Directora de la Escuela Nro. 287 Lote 4 que se encuentra ubicada en Santa Ana, Departamento Río Chico.

    “En nuestra escuela nunca se interrumpió el servicio ya que la comunidad y las familias necesitan de un apoyo concreto en la actual situación. Desde que empezó la pandemia, el sistema que empleamos es por viandas, que es retirado por los padres según la cantidad de niños que tienen en la escuela. Como las cocineras encargadas son personas mayores de 60 años que están resguardadas por los decretos correspondientes y no pueden concurrir a cocinar, la tarea es realizada por dos madres quienes reciben la colaboración del personal joven de la comuna”, explica.

    La escuela cumplió 101 años, tiene una matrícula de 300 alumnos y los docentes tienen especial preocupación por el balance nutricional de la dieta que reciben diariamente. “Servimos el menú convencional que recomienda Comedores Escolares;como ser, tallarines con pollo, locro, milanesas de pollo, guisos de carne de vaca o kipi, siempre resguardando el aspecto nutricional de los chicos. Recientemente, personal de UNICEF nos fue a visitar para ver como trabajamos, analizaron las cantidades ofrecidas y ese reporte salió en la revista de UNICEF, donde evaluaron que la dieta que empleamos está muy bien balanceada. Es importante, destacar que el servicio prestado por los comedores de toda la zona, se han convertido en un apoyo incondicional para las familias, ya que es una gran ayuda para resolver la manutención de sus niños”, finalizó.-